Mostrando los 12 resultados

PROYECTORES MULTIMEDIA Y PANTALLAS

Podemos hablar de proyectores multimedia y pantallas:

Sobre los Proyectores

¿Qué ventajas tiene usar un proyector en casa?

El proyector es la forma más fiel que existe en la actualidad de reproducir el formato del cine en casa, y es que la pantalla puede ser tan grande como uno quiera (o como lo sea la pared en la que se va a reflejar). El tamaño puede ir desde las 30 pulgadas hasta 150. Además, la resolución es la perfecta para todo tipo de contenidos.

Pero no solo se pueden ver películas, también puedes ver la tele, disfrutar de un sistema Smart TV, o conectarlo a un reproductor de DVDs, BluRay, o al ordenador

Además, no hace falta tener un salón enorme para disfrutar de un proyector en casa. Hoy en día se puede optar por los denominados “proyectores de tiro corto”. Estos aparatos pueden colocarse a escasos centímetros de separación de la pared, obteniendo una espectacular pantalla de 100 pulgadas.

Tampoco es necesario que dispongas de una estancia oscura, ya que en el mercado encontrarás proyectores con más o menos lúmenes. Solo debes elegir el más adecuado en función de la luminosidad de tu salón o del momento del día en el que lo vayas a usar.

Sobre las Pantallas 

Elegir una pantalla de proyección puede ser relativamente fácil o muy complicado, pero es necesario porque de acuerdo con la elección que escojamos, nuestra experiencia será mejor o peor. Hay muchos factores que nos hacen elegir uno.

Para que una proyección sea buena, además del proyector, es esencial elegir la pantalla de proyección adecuada. Una superficie de fondo blanco ayudará a ver nuestro contenido de forma óptima.

Tipos de pantalla que existen

Pantallas de proyección fijas: Son pantallas que tenemos que fijar a la pared, y no se mueven desde allí. Si el proyector siempre se coloca en el mismo lugar, como aulas, salas de reuniones y otras ocasiones profesionales, es ideal. Dentro de estos, dado que 4 esquinas son fijas, son completamente fijas. Esos soportes fijos en la parte superior pueden hacer que se enrollen. O las pantallas de proyección eléctrica, están equipadas con un control remoto, que se puede subir o bajar según nuestras preferencias.

Pantallas portátiles: Por lo general, vienen con un trípode para su fijación y pueden enrollarse o doblarse para guardarlo en sus cajas. También podemos encontrarlas por el nombre pantalla plegable. Son perfectas si el proyector no estará en una instalación fija y prevemos moverlo a diferentes salas. Como un mini proyector, por ejemplo.

¿Cuál es el tamaño apropiado?

También puede resultar obvio, pero no por ello se nos debe escapar la relación de aspecto adecuada. Depende del uso que les estemos dando al proyector, y del formato nativo que hayamos elegido para este, tendremos:

  • Cine en casa: formato panorámico de 16:9. La inmensa mayoría de contenido que visualicemos tendrán este formato HD. Por tanto, es el idóneo para el uso doméstico. Además, suelen venir estas pantallas con un borde negro que hace de marco con una doble función. Por un lado permite una correcta colocación de la proyección, y por otro ayuda a la vista delimitando la imagen proyectada.
  • Uso profesional: formato 4:3. Sencillamente porque es el formato empleado para presentaciones. Y el utilizado por los ordenadores. En muchas salas todavía vemos pantallas con una relación 1:1 (formato cuadrado), pero siempre será más adecuado utilizar el mismo formato de pantalla que el de la proyección.

 ¿Cuánta distancia es necesaria?

La instalación adecuada de su pantalla de proyección varía según el modelo en coste y en procedimiento. Sabiendo la distancia a la que debo colocar el proyector, o el ancho de pantalla que me gustaría, sólo debemos aplicar esta sencilla fórmula o regla de tres:

Factor de proyección = Distancia / Ancho de pantalla

En resumen, resolución:

  • 4K: distancia = ancho de la pantalla x 1
  • Full HD: distancia = ancho de la pantalla x 1,5
  • HD Ready / WXGA: distancia = ancho de la pantalla x 1,8

 ¿Cuánta luminosidad debe tener el proyector?

Para que su imagen se muestre realmente en la pantalla, el proyector necesita una salida de luz suficiente. Al mismo tiempo, el brillo ambiental del lugar de uso es crucial. Por ejemplo, la iluminación de la luz del día y la luz ambiental es de 150-180 lux y 200-750 lux en una sala de estar u oficina. Para obtener una imagen luminosa y rica en contrastes, la relación entre la luz ambiental en el lugar donde se sitúa la pantalla y la potencia luminosa del proyector debe ser de 1:5. Cuanto mayor sea la superficie permanentemente iluminada, menor será el rendimiento luminoso.