Mostrando 1–15 de 232 resultados

AUDÍFONOS Y MICRÓFONOS

Sabemos que la búsqueda de los auriculares perfectos es una ardua tarea. La oferta es muy amplia y es fundamental conocer todos los detalles para seleccionar el tipo de auricular que mejor se adapte a nuestras necesidades específicas

Tipos y formas: In-Ear vs Over-Ear vs On-Ear

Desde el punto de vista del aspecto físico, existen básicamente tres tipos de auriculares, cada uno de los cuales se caracteriza por su tamaño y forma en relación con la oreja (pabellón auricular) y la forma en que interactúa físicamente y acústicamente con nuestra audición. Todos tenemos pabellones auriculares distintos, por lo que existen diversos diseños de auriculares. Algunos de ellos pueden resultar muy cómodos para ciertas personas; mientras que para otras pueden resultar muy incómodos. El uso que vayamos a darles será un factor determinante a la hora de hacer la elección correcta.

In-Ear

Los auriculares In-Ear son los que se introducen en el oído. Estos auriculares aíslan del sonido exterior, mejoran la calidad del audio, y son de pequeño tamaño. Hay que señalar que existen dos tipos de auriculares intraurales: los clásicos de tipo botón y los intraurales de inserción. Los primeros se colocan dentro de la entrada del canal auditivo, y no tienen forma de realizar un sellado; todos los auriculares de este tipo se consideran abiertos. Por otra parte, los intraurales de inserción, se introducen dentro del canal auricular, por lo que se consideran cerrados.

Over-Ear y On-Ear

Los auriculares Over-Ear y los On-Ear tienen muchas similitudes. La principal diferencia es que los Over-Ear apoyan en la cabeza, mientras los On-Ear apoyan en la oreja. Estos últimos aíslan menos del ruido exterior, y tienen unos graves menos profundos. Por otro lado, son más pequeños, y quizá más cómodos. Probablemente, si buscamos sonido profesional del más alto nivel, los Over-Ear son una de las mejores opciones.

Ventajas Auriculares Bluetooth:

Comodidad

La comodidad es un factor fundamental a valorar. Unos buenos auriculares deben permitir largas sesiones de audición cómoda, sin que el usuario acabe agobiado por el peso o la presión del auricular.

El diseño del sistema de sujeción y los materiales utilizados en la construcción de las diferentes partes tienen una importancia capital. En este sentido, es conveniente fijarse en la calidad de la espuma de las almohadillas y los materiales que están en contacto con la piel.

Audio-Technica incorpora en muchos de sus modelos el sistema de diadema que ha denominado «de ala 3D» (3D Wing). Se trata de un innovador sistema de sujeción que se ajusta automáticamente a la anchura y la altura requerida en función de la morfología del usuario. En diversos foros, muchos usuarios han descrito este sistema como “tan cómodo que parece que el auricular está flotando sobre tu cabeza”.

Micrófonos

¿Cuáles son las características de un buen micrófono?

Para un óptimo funcionamiento de determinados aparatos donde se requiera la entrada de sonido es fundamental contar con un buen micrófono, ya sea un teléfono móvil o  una grabadora. Si el micrófono falla puede afectar significativamente al funcionamiento del sistema que estemos tratando de hacer funcionar.
Las características principales que debemos valorar a la hora de decantarnos por un micrófono u otro  son las siguientes:

  • El nivel de presión acústica máxima. Sería el nivel máximo en el cual el micrófono comienza a distorsionar. Cuanta mayor presión soporte mejor será. Un buen micro tendrá una sensibilidad mayor de 135dB SPL, y de 150 sería excelente. Significa que aguantará más presión sonora sin distorsionar la señal a su salida.
  • Nivel de ruido propio. Es el ruido que se produce simplemente por el choque de las moléculas de aire contra la membrana del micrófono. En este caso se considerará mejor cuanto más bajo sea este nivel. Se mide en decibelios, uno aceptable estaría en torno a los 40dBA SPL, en cambio para que se considere excelente debería tener un nivel de 20dBA SPL.
  • Relación señal a ruido. Este parámetro se calcula viendo la presión acústica máxima que soporta y el nivel de ruido propio. De esta manera se calculará restando al nivel máximo, por ejemplo si aguanta 150dB SPL, el nivel de ruido propio, que si fuera de 30dB, la relación de la señal al ruido será de 120db. En este punto cuanto mayor sea la relación de señal al ruido más claridad tendrá.
  • Sensibilidad. Sería el nivel de salida que tendremos ante una señal acústica, el nivel de tensión eléctrica del micrófono. Es importante porque nos permite saber cómo de preciso será a la hora de captar sonidos débiles. En este caso se mide tomando la referencia de 1 voltio por µbar de presión (1V/µbar), los valores de sensibilidad suelen ser negativos, cuanto más se acerque a 1 mejor será. Cuanta menor sensibilidad tenga tendrá más dificultad tendrá para recepcionar la señal.
  • Impedancia. Este es un valor importante, la impedancia de salida es una medida de la resistencia interior que tendrá el micrófono en función de su frecuencia. Podríamos dividirlos en micrófonos de baja impedancia, entre los 50-1.000 ohmios, los de media impedancia, entre 5.000-15.000 ohmios, y los de alta impedancia de más de 20.000 ohmios.
  • Límite de saturación. Cuando el nivel de presión es elevado los micrófonos distorsionan la señal, es decir la señal se saturaría. En este caso no hay unos parámetros objetivos para medir el límite, dependerá de la forma y fabricación que pueda soportar más niveles de presión o no.